Traducir: ¿qué quiere decir exactamente?

¿Qué es la traducción? Este interrogante parece resonar en la mente de todos los traductores. En pocas palabras, podríamos decir que traducir significa “expresar en una lengua algo que se ha expresado anteriormente o que está escrito en otra diferente”.

¿Qué es la traducción? Este interrogante parece resonar en la mente de todos los traductores. En pocas palabras, podríamos decir que traducir significa “expresar en una lengua algo que se ha expresado anteriormente o que está escrito en otra diferente”.

Su origen etimológico reside en el latín, concretamente procede del termino traducĕre, que significa “hacer pasar de un lugar a otro”. Y está compuesto por el prefijo trans– (“de un lado a otro”); el verbo ducĕre (“guiar”); y el sufijo -cion (“acción”).

La actividad del traductor consta de dos fases: la primera, la fase de la comprensión del texto original, en que el traductor trata de captar o entender el contenido del texto que se dispone a traducir, y la segunda, la fase de la expresión del mismo contenido en la lengua de destino.

En la primera fase, la actividad del traductor no se diferencia esencialmente de la actividad del lector que tiene como lengua propia la lengua del original. La comprensión es necesaria e imprescindible para la traducción, pero no es aún traducción.

Es en la segunda fase, en el proceso de reconstrucción del texto en la lengua de destino, donde el traductor tiene que acertar a elegir, entre las palabras de contenido o matiz semántico más o menos semejante, las más idóneas para reproducir los valores del original.

A lo largo de la historia, varios han sido los teóricos de traducción que dieron sus propias definiciones de este “arte literario”.

Según Alexander Fraser Tytler (1747-1813), en su Ensayo sobre los Principios de la Traducción (Londres, 1793), tres son las leyes fundamentales sobre la traducción:

  1. Es crucial que la traducción capture completamente las ideas presentes en el texto original.
  2. La forma de redacción y el estilo deben preservar las características distintivas del texto original.
  3. La traducción debe mantener la naturalidad y fluidez del texto original.

Además, según este teórico, la traducción perfecta se logra cuando el mérito de la obra original se transfiere a otra lengua de manera que la obra traducida se comprenda fácilmente y resuene con fuerza tanto entre los hablantes nativos de la lengua extranjera como entre aquellos que dominan el idioma original.

Según la visión de Peter Newmark (1916- 2011), la traducción se percibe como un proceso que combina ciencia y arte. Este proceso representa el intento de sustituir un mensaje escrito o expresado en un idioma por un mensaje equivalente en otro idioma. Newmark propuso dos enfoques de traducción. El enfoque semántico se centra en el autor, lo que implica respetar lo expresado por él en el idioma original. Por otro lado, el enfoque comunicativo busca transmitir el mensaje del texto de origen al texto traducido, considerando no solo lo escrito por el autor, sino también al tipo de lector que recibirá el texto.

Entre las teorías más controvertidas, encontramos la propuesta de Eugene Nida (1914-2011), conocida como Equivalencia Dinámica o Funcional. Este enfoque traductológico tiene como propósito principal reflejar la intención y la idea transmitida en el texto original, si es necesario, a costo de la literalidad, del orden original de las palabras o de la voz gramatical del texto fuente. Esta teoría prioriza la legibilidad por encima de la fidelidad estricta al texto original.

Finalmente, en su libro The Translator’s Invisibility: A History of Translation (1995), Lawrence Venuti (1953) introdujo por primera vez los conceptos de “domesticación” y “extranjerización” como estrategias de traducción opuestas. Venuti habla del concepto de la invisibilidad del traductor, lo que crea la ilusión en los lectores de estar leyendo una obra original en lugar de una traducción. Venuti considera esta práctica como negativa, ya que reduce los elementos extranjeros al incorporar términos, expresiones y estructuras gramaticales habituales en la lengua de destino, buscando provocar una sensación de transparencia y fluidez en el lector. Además, esta domesticación aumenta el riesgo de alterar el sentido del mensaje. Por el contrario, la extranjerización, según Venuti, fomenta la diversidad cultural y desafía los valores estéticos de la cultura receptora. Al conservar la sintaxis y la semántica propias de la lengua origen, las traducciones resultantes son más directas, menos fluidas pero más fieles y auténticas.

Nida y Venuti han demostrado la complejidad de los estudios de traducción. Destacan que el traductor no solo debe interpretar el texto en sí mismo, sino también desentrañar su contexto interno y descifrar sus referencias culturales, expresiones idiomáticas y lenguaje figurativo. Esto permite comprender el texto original y acometer la traducción no solo para transferir el significado literal en un contexto dado, sino también para recrear el impacto del texto original dentro del sistema lingüístico del traductor.

¿Y tú qué crees? ¿Es la traducción un arte, una ciencia o un intercambio intercultural?

Errores comunes en la traducción y cómo evitarlos

La traducción es un arte que requiere precisión, sensibilidad cultural y un profundo conocimiento de los idiomas involucrados. Sin embargo, incluso los traductores más experimentados pueden cometer errores que afectan la calidad y precisión del texto final. En este artículo, exploraremos algunos de los errores más comunes en la traducción y cómo evitarlos para garantizar un resultado más fiel y satisfactorio.

La tecnología en la traducción: herramientas y software para mejorar la eficiencia

En el mundo de la traducción, donde la precisión y la rapidez son cruciales, la tecnología se ha convertido en un aliado indispensable para los profesionales del lenguaje. En este artículo, exploraremos algunas de las herramientas y software más útiles en el campo de la traducción.

La importancia de la localización: adaptando el contenido al mercado de destino

En un mundo cada vez más globalizado, donde las barreras del idioma se desdibujan constantemente, la traducción se ha convertido en un componente crucial para la comunicación efectiva entre culturas y mercados diversos.

La posedición, un nuevo paradigma del sector lingüístico

¿Qué es la posedición? En términos generales, la posedición de traducción automática, también conocida como MTPE (Machine Translation Post-Editing), es un proceso en el cual una traducción generada por una máquina es cuidadosamente revisada por un lingüista especializado. Su principal objetivo es mejorar la productividad y abaratar los costes de traducción.

¿Agencia de traducción o traductor autónomo?

Cuando una empresa o un particular necesita un servicio de traducción, puede que no tenga claro si contactar a un traductor o una agencia. Ambas opciones son legítimas, aunque presentan sus respectivas ventajas e inconvenientes.

Contacta conmigo para empezar a trabajar

Puedes contactar conmigo a través del siguiente formulario o mediante:

¿Qué necesitas?